Logotipo de las Escuelas San Andrés

Testimonio del Padre Bernardo

 

A temprana edad, sentí la llamada del Señor a la vida sacerdotal. Con el tiempo, fui dando respuesta a ese llamado. Estando en el Seminario conocí a personas que pertenecían a la RCC (Renovación Carismática Católica) y me parecía extraño su forma de orar y de expresar su fe. Me invitaban a los grupos y por mis prejuicios, no iba. En el Seminario, viví una etapa de desierto y crisis vocacional. Fue entonces donde vi una puerta en la RCC y ahí descubrí el AMOR de Dios y experimenté cómo Jesús hizo algunas sanaciones físicas en diferentes personas a la vez que yo también me sentí sanado interiormente y mi vocación se reavivó.

En el año 1994 fui ordenado sacerdote y después fui a distintos países de misión: Bolivia, Perú y también a mi país natal Colombia.

En el año 2001 vine a España por 8 días y el Señor utilizó una persona sencilla que yo no conocía para realizar su plan en mí. Y ahora llevo 12 años en Zaragoza.

En el año 2002, la Escuela de Evangelización San Andrés Virgen del Pilar (Zaragoza) fue a impartir un curso a Fuentes de Ebro, un pueblo de Zaragoza, donde estaba trabajando yo. Quedé impactado por la metodología, la espiritualidad, la alegría que se notaba y el amor que les unía a los hermanos que lo impartían. Quedé cautivado.

Desde entonces, comencé una relación más cercana.

En el año 2009, el señor arzobispo de Zaragoza me nombró consiliario de la EESA “Virgen del Pilar” y doy gracias a Dios por este servicio que estoy desempeñando porque está siendo un gran regalo para mí.